Tener una necesidad es útil. Nos pone en movimiento para satisfacer esa necesidad.
Tener un deseo es más potente aún. Cuando deseamos algo con el alma, cada célula de nuestro cuerpo se esfuerza por lograrlo.
Tener un sueño es algo de una fuerza casi sobrenatural. Nos esforzamos durante días, meses, años, par alcanzar ese sueño. Un sueño que nos puede cambiar la vida.
Pero necesidades, deseos y sueños son pequeños al lado de la utopía. Tener una utopía es algo superior, algo vital. Una necesidad, un deseo, un sueño, pueden cambiar nuestra vida, pero una utopía puede cambiar el mundo. Y para bien o para mal, esa es la utopía de todos.

No hay comentarios:

Si lo amas déjalo ser, si lo quieres déjalo volar
olvidarte es recordar que es imposible
Ama a quien llora por ti
Soy solamente una chica, parada enfrente de un chico, pidiendole que la quiera
¿Por qué solo se tarda un minuto en decir hola y toda una vida en decir adiós?


Cagate en los machos! El hombre es problemático
y febril, el que no ronca, se mama y

el que esta bueno es un gil!

Seguidores